Ante las necesidades de gasto en salud y educación que la pandemia de COVID-19 dejó al descubierto, varios think tanks propusieron una reforma fiscal “justa y progresiva” que reduzca la desigualdad mediante impuestos como el predial, tenencia y a la riqueza, los cuales tienen un potencial recaudatorio de al menos 557 mil millones de pesos.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Fundar y Oxfam México presentaron el Informe “La vacuna contra la desigualdad”, el cual plantea una serie de propuestas encaminadas a un sistema tributario progresivo en el que paguen más impuestos los que más tienen y a ampliar el espacio fiscal, mismo que en los últimos 5 años se redujo de 6.6 a 2.2 por ciento del PIB.

En el caso del predial, si todas las autoridades locales lo cobraran con tarifas progresivas, valores catastrales que coincidan con los del mercado y sin beneficios para las propiedades de mayor valor, podrían recaudarse hasta 378 mil millones de pesos cada año, lo que sería siete veces más de lo que se ingresa actualmente.

La tenencia es un impuesto que está “en extinción y en carrera hacia el abismo”, ya que entre 2011 y 2018 los ingresos nacionales pasaron de un promedio de 238 a 82 pesos por persona, es decir, 71 por ciento menos, pero si todas las entidades recaudaran lo mismo que la Ciudad de México en términos per cápita, la recaudación potencial sería de hasta 80 mil millones de pesos.

Otra alternativa para aumentar los recursos sería aplicar un impuesto a la riqueza neta, que considere el patrimonio total de las personas, por lo que si se gravara por esta vía a la población con riqueza superior a 10 mil 746 millones de pesos con un impuesto de 3.5 por ciento, se podrían recaudar hasta 99 mil millones de pesos.

Haydée Pérez, directora ejecutiva de Fundar, señaló que “vemos un contexto de oportunidad política en el siguiente periodo legislativo para que se lleve a cabo una discusión seria, informada, plural y abierta para concluir este año con una reforma fiscal progresiva que hoy es apremiante”, sostuvo.

Alexandra Haas, directora ejecutiva de Oxfam México, apuntó que “México solo recauda 16 por ciento del PIB en impuestos, uno de los más bajos de América Latina, lo que llama a plantearnos cambios en materia fiscal que permitan atender las necesidades de gasto con impuestos más progresivos”.

Héctor Villarreal, director general del CIEP, subrayó que “puede ser un verano de muchas propuestas para que le toque a la siguiente legislatura discusiones que puedan ser de una profundidad tal que cambien realmente las condiciones de vida”.