Inicio Hable como hable PROSTITUCIÓN POLÍTICA

PROSTITUCIÓN POLÍTICA

38
0

En política hay una premisa básica: la forma es fondo. Esto quiere decir que lo que haces y cómo lo haces te dará un resultado. Entre lo que haces y lo que obtienes se genera una percepción -algo así como tu fama-. Maquiavelo decía que el fin justifica los medios, y podría ser real, pero me quedo con una frase muy popular: hay que ser cochis pero no trompudos.

Algo similar le está pasando a Óscar Leggs Castro, quien en el afán de ser tomado en cuenta para el proceso electoral de 2021 opta por aparecer en cualquier fiesta para demostrar una fuerza que no tiene por si solo; y si no valora con quién aparece en la foto perderá más fuerza.

Cuando hablamos de percepción, como lo mencioné hace un momento, me refiero a la fama que creamos con nuestros actos. Es decir, lo que le está pasando a Leggs Castro es que su fama como chapulín está creciendo de forma desmedida. Lo mismo reaparece con la alcaldesa Jesús Armida Castro Guzmán, enfiestado con Narciso y Antonio Agúndez Montaño, felicitando públicamente a Víctor Manuel Castro Cosío por su cumpleaños o junto a Luis Armando Díaz.

Para Leggs Castro el problema radica en que sus apariciones parecen una prostitución política ya que estas tienen por objetivo lograr un espacio. Sin embargo, hay sumas que restan.

Si el delegado de Cabo San Lucas cree que el pez más chico se come al grande está en un error. El grupo de Los Cabos, como se le conoce al grupo político de Narciso Agúndez Montaño, jamás permitirán el crecimiento de Leggs Castro; son los maestros de las negociaciones políticas y, en ocasiones, de las falsas promesas. En política los escenarios cambian, las estrategias cambian, es más, hasta la palabra del más honesto se pierde de acuerdo a los intereses. Mi recomendación para Leggs Castro es que no se confíe de nadie, porque como debe saber y entender, ni un pagaré es garantía cuando el cochi es trompudo.

Si nos vamos a la historia, en 2015, los cabeños votaron por sacar al grupo de Los Cabos del poder; eligieron al candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Arturo de la Rosa Escalante como alcalde. Eso no lo entiende Leggs Castro. Está tratando de amarrar un acuerdo con quienes ya fueron despedidos por la ciudadanía, pero, además, con quien el mismo Andrés Manuel López Obrador mostró su repudió públicamente hace un tiempo.

Al parecer nadie asesora al delegado de Cabo San Lucas en cuanto a su comunicación política y el manejo de su imagen. En lugar de dar la imagen de que es una persona de alto nivel político y se codeo con la crema y nata, lo que comunica es que después de ser expulsado del grupo político de los Cota Montaño no ha encontrado acomodo, y menos lo encontrará porque los chapulines, por más que se esfuercen, sus brincos son muy cortos.

Era casi imposible creer que Leegs Castro cayera en este tipo de desesperación.

Espero sus comentarios en soy@giovannycarlos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here