Protestan feministas con proyecciones sobre Palacio Nacional

Sobre la fachada de Palacio Nacional se proyectaron las síntesis de los casos para exigir justicia: “No soy una estadística: Kari” , “Yaz, sobreviviente de tentativa de feminicidio”, “Ana Karen, 4 años de impunidad”, “Gabriela, Blanca Edith, Maria Luisa, Kenny, las recordamos”. Todas ellas con un factor común: fueron víctimas de ataques con ácido.

Convocadas por la Fundación Carmen Sánchez (quien en 2014 también fue víctima de un ataque con ácido), llegaron víctimas y mujeres solidarias con su causa, para gritar en el Zócalo capitalino sus denuncias y su exigencia de poner fin a la impunidad en la que se encuentran la mayor parte de sus casos.

A nombre de las afectadas, Martha Avila -quien fue atacada por su yerno, quien buscaba venganza de la separación con su hija – comenzó su intervención: “nunca pensé que me pasaría a mi”, preámbulo para hacer un llamado a la solidaridad con las mujeres que se han visto afectadas por este tipo de agresiones que, demandó, debería tipificarse como “tentativa de feminicidio”.

Se requiere de una presión social para poner fin a este tipo de agresiones a las mujeres, porque no son escuchadas por las autoridades que la siguen considerando como lesiones. Ávila pidió que se establezcan protocolos en los hospitales para una debida atención a estas heridas y capacitar al personal médico para estas urgencias.

Mientras hablaba comenzaron a proyectarse sobre Palacio Nacional los nombres de todas las víctimas que, según informó la vicepresidenta de la Fundación, Ximena Canseco, suman ya 32 desde que iniciaron un registro. Presente en el evento, Elisa tiene la particularidad de haber sido la primera, en ese registro, que recibió un ataque de estas características.