Que se asigne presupuesto para la creación de refugios a víctimas de violencia familiar en municipios

El Gobierno estatal y los cinco ayuntamientos deberán incorporar dentro de sus respectivos presupuestos de egresos para el Ejercicio Fiscal 2022, una partida destinada a la creación, instalación y mantenimiento de refugios para víctimas de violencia familiar, propuso la diputada Teresita de Jesús Valentín Vázquez.

• Los Ayuntamientos incorporarán una partida destinada a la creación y mantenimiento de refugios para la atención a las víctimas de violencia: Diputada Teresita Valentín Vázquez

La Paz, Baja California Sur, a 19 de noviembre de 2021.- El Titular del Poder Ejecutivo Estatal y los cinco ayuntamientos deberán incorporar dentro de su respectivo Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal del año 2022, una partida destinada a la creación, instalación y mantenimiento de refugios para víctimas de violencia familiar.

Lo anterior, es un punto de acuerdo de la diputada Teresita de Jesús Valentín Vázquez, del distrito XIV, mismo que se asignó a la comisión de Igualdad y Género, para su análisis y discusión.

Su propuesta implica incluir un artículo 45 Bis a la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, donde se dispone la obligación del Estado y los Municipios a incorporar, en sus proyectos de presupuesto, una partida destinada a la creación, instalación y mantenimiento de refugios para la atención a las víctimas de violencia, lo anterior a fin de que los refugios sean una realidad y no solo letra muerta en nuestra legislación local.

De la misma manera, los ayuntamientos incorporarán y aprobarán en sus presupuestos, una partida destinada a la creación, instalación y mantenimiento de refugios para la atención a las víctimas de violencia.

La representante popular arguyó que es insuficiente que sólo exista un refugio para todas las mujeres del estado; más cuando el confinamiento de la pandemia por COVID-19 ha sido una situación que ha influido para el incremento de la violencia familiar, sin embargo, lamentablemente muchas mujeres no han tenido un espacio donde refugiarse para evitar que se continúe el maltrato en su contra.

“Sé que estamos en el momento correcto para pedir lo que no deberíamos exigir, que es el respeto y garantía de nuestro derecho humano de acceso a la justicia”.

Puntualizó que la obligación del Estado y a los Municipios no es un acto autoritario, innecesario o que atañe a las funciones de los antes mencionados; es un acto de justicia y muy necesario.