Reciben como heroína a Elnaz Rekabi tras competir sin hiyab

  • París. La escaladora iraní Elnaz Rekabi, quien compitió sin velo en un torneo en Corea del Sur, volvió ayer a Teherán, donde una multitud la recibió como una heroína en el aeropuerto.

Rekabi participó con la cabeza descubierta utilizando sólo una cinta para recogerse el cabello en un torneo de escalada en sala, el domingo en Seúl.

Este gesto fue interpretado por algunos como una muestra de solidaridad con las protestas que sacuden a Irán desde la muerte hace un mes de la joven Mahsa Amini, detenida en Teherán por la poli-cía de la moral, porque supues-tamente su velo dejaba ver algunos mechones de cabello.

La República Islámica exige que las deportistas iraníes lleven el velo incluso en las competencias que tienen en el extranjero.

Rekabi, de 33 años, llegó el miércoles al aeropuerto internacional Imán Jomeini, según un video difundido por la agencia estatal IRNA. Decenas de personas se congregaron para recibirla, con vítores y aplausos, según otra videograbación publicada en Internet por el periódico reformista Shargh.

“El mundo y el pueblo iraní estarán observando cómo tratan a Elnaz Rekabi”, dijo el portavoz del Departamento de Estado estadunidense, Vedant Patel, agregando que había “informaciones según las cuales la deportista habría sido objeto de amenaza e intimidación”.

“Elnaz es una heroína”, gritaron las decenas de personas reunidas en el aeropuerto.

La atleta apareció con una capucha y una gorra de beisbol y fue recibida por su familia y después se dirigió a los medios estatales.

“Debido al ambiente que reinaba en la final de la competición y al hecho de que fui llamada inesperadamente, me confundí con mi equipamiento técnico y eso provocó que me olvidara del hiyab”, justificó la escaladora.

“Vuelvo a Irán en paz, en perfecto estado de salud y de acuerdo a mis planes. Me disculpo ante las personas de Irán por las tensiones que esto creó”, afirmó y agregó que no tenía ninguna intención de dejar el equipo nacional.

Activistas pro derechos humanos consideraron que las declaraciones de la deportista pudieron haber sido realizadas bajo presión y con la amenaza de sufrir “una detención arbitraria, torturas u otro tipo de maltratos”, según Amnistía Internacional.

“Se le puede ver en los ojos. No hace más que repetir lo que le han dicho”, tuiteó el periodista iraní en el exilio Maziar Bahari. Después de llegar a Teherán, Rekabi fue recibida por el ministro de Deportes Hamid Sajjadi, según un comunicado.

La multitud congregada en el aeropuerto, que incluía a mujeres sin velo, rodeó la camioneta y un automóvil en el que se subió la deportista, quien salió de la terminal aérea entre aplausos.

En tanto, el Comité Olímpico Internacional informó que recibió del Comité de Irán “claras garantías” de que la escaladora no sufrirá “ninguna consecuencia” por haber competido sin hiyab