Reforma eléctrica es para la CFE, no para México, critica la IP

  • El acceso para todos los mexicanos a energía barata, limpia y una CFE fuerte, eficiente y competitiva, es el interés del empresariado.

La reforma eléctrica lo que busca es fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), expuso Carlos Salazar Lomelín en su participación durante el Parlamento Abierto.

“Esta ley, no es una ley para México, es una ley para la Comisión Federal de Electricidad. La CFE quiere recibir no competencia, tener posibilidad de que sea financiada con dinero público, tener las tarifas que pueda de alguna manera cobrar y presentarse como una compañía que de alguna manera tiene una orientación social”, resaltó.

Recordó que en este momento, el costo de producción de la CFE es 2.34 pesos por Kw/hora y la mayor parte de los hogares mexicanos pagan 0.89 centavos, lo que significa que de los impuestos que la población paga, se hacen transferencias a los hogares por más de 70 mil millones de pesos anuales.

“Si esta ley promoviera que la CFE compitiera con el sector privado en igualdad de condiciones, estaríamos todos intentando encontrar una fórmula para que fuera aprobada entre todos los diputados”, dijo en el Foro 10: Impactos económicos y financieros para la CFE y la Hacienda Pública.

El acceso para todos los mexicanos a energía barata, limpia y una CFE fuerte, eficiente y competitiva, es el interés del empresariado, el que el Gobierno tenga los suficientes recursos para sostener los programas sociales, acorde con la política del presidente López Obrador de ir incrementando en un punto adicional del PIB en gastos sociales adicionales.

Hoy hay más de 150 proyectos a futuro que equivalen a más de 40 mil millones de dólares de inversión están ahora detenidos y que serán necesarios para abastecer la demanda de electricidad conforme el país crece.

Invertir en transmisión y distribución bajará los precios altos de electricidad en ciertas zonas, lo que permitirá disminuir los subsidios que el estado otorga al suministro básico, que en el 2021 fueron de 70 mil millones de pesos, recalcó el presidente del CCE.

La reforma debe ayudar a fortalecer las finanzas públicas y los programas sociales; reducir la pobreza; hacer a México más competitivo para que la economía crezca; que se genere más empleo y para ello, se requiere de un sistema eléctrico eficiente, que combine la rectoría del estado con el mercado y la inversión privada.

“Se requiere de una regulación firme, pero justa e independiente, que impida abusos, disminuya pérdidas injustificadas a los participantes”, puntualizó.