SAT ‘paga caro’ subsidio a gasolinas: destina 159 mil mdp en junio

  • El monto es seis veces mayor al reportado en el primer semestre del 2021, cuando sumó 26 mil 481 millones de pesos.

Para contener el alza en los precios de los combustibles el Gobierno destinó en el primer semestre de este año 159 mil millones de pesos, seis veces más que el monto reportado en el mismo lapso de 2021.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) detalló que el estímulo por IEPS sumó 114.8 mil millones de pesos, a lo que se sumó el estímulo complementario por 44 mil 46 millones de pesos, dirigido a productores e importadores.

Para contener el alza en los precios de los combustibles el Gobierno destinó en el primer semestre de este año 159 mil millones de pesos, seis veces más que el monto reportado en el mismo lapso de 2021.

“A mayo de 2022 México estaba con una inflación de 7.65 por ciento, mientras que Estados Unidos de 8.58 por ciento, tenemos un punto menos de inflación”, detalló. “Si nada más nos referimos a la parte de los productos o las mercancías energéticas, es mucho más notorio el control de la inflación, México está en 6.4 por ciento, Estados Unidos en 34.6 y la OCDE en 47.7″, agregó la funcionaria.

Jorge Gordillo, director de análisis de CI Banco, expuso que en términos de números tenemos aparentemente una inflación menor a la de Estados Unidos y Europa, que están niveles arriba del 8 por ciento, y en México la vemos aún abajo del 8 por ciento, pero eso no significa que así seguirá, parece que sigue subiendo la inflación en México.

“Lo que nos preocupa a todos es que la parte subyacente de la inflación de México está muy arriba, muy pegada al 8 por ciento, a diferencia de Estados Unidos que la tiene en 6 por ciento y Europa en 3.5 por ciento. Esto refleja que a México le va a costar un poco más bajar la inflación en los próximos meses”, detalló.

Subsidios han favorecido precios

Ricardo Aguilar, economista en jefe de Invex, afirmó que el impacto del subsidio a la gasolina sí ha permitido contener la inflación, ya que de lo contrario la carestía sería más alta si no se hubieran dado los estímulos, quizás la carestía sería de 10 por ciento o un poco más.

“Pero hay un riesgo: que las finanzas públicas no pudieran sostener eventualmente el costo de estos estímulos y se tuvieran que suspender temporalmente o indefinidamente, en este caso habría que analizar si el ajuste al alza en el precio de la gasolina sería de un solo golpe, o paulatino, porque el efecto sobre la inflación sería distinto, en caso de que tuvieran que liberar estos estímulos”, advirtió Aguilar.