Sobre Cuauhtémoc Blanco denuncias de lavado y rumores de su salida

La actual denuncia, presentada por el abogado Enrique Paredes Sotelo, exhibe una serie de fichas de depósito y transferencias bancarias en los que aparecen movimientos que superan los 500 millones de pesos durante los años en los que fue presidente municipal.

En medio del incremento de los rumores respecto a su pronta salida del gobierno de Morelos, el mandatario Cuauhtémoc Blanco Bravo fue objeto de una nueva denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción de Morelos, por triangulaciones financieras millonarias entre cuentas de familiares, funcionarios y amigos, lo que podría implicar, además de desvíos de recursos públicos, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. En 2020 se supo de una denuncia similar en la UIF y la FGR.

La actual denuncia, presentada por el abogado Enrique Paredes Sotelo, exhibe una serie de fichas de depósito y transferencias bancarias en los que aparecen movimientos que superan los 500 millones de pesos durante los años en los que fue presidente municipal y en lo que va de su periodo de gobierno estatal. A estos movimientos aparecen ligados además del propio exfutbolista, su medio hermano Ulises Molina Bravo, su esposa la exmodelo brasileña Natalia Rezende Moreira, su primo y actual secretario particular Edgar Riou Pérez, así como Jaime Tamayo Godínez, quien ha sido se testaferro en distintos negocios a lo largo de su trayectoria como futbolista.La denuncia señala un esquema de movimientos irregulares basado en triangulación de transferencias y depósitos bancarios entre distintos personajes cercanos al mandatario. Lo sospechoso del esquema es que los montos financieros que se mueven no corresponden con los perfiles económicos de dichos personajes.

Por ejemplo, su medio hermano, Ulises Bravo Molina, ha participado en las transferencias millonarias, aunque no ocupa un cargo en el gobierno estatal por estar impedido y no está claro cuál es el origen de sus ingresos, pues, aunque actualmente es líder del Partido Encuentro Solidario en Morelos, lo es desde finales de 2020 y los movimientos sospechosos en sus cuentas son de años anteriores.

Las distintas triangulaciones bancarias utilizan empresas que siguen el modelo de las “fantasma” o fachada, que sólo existen en el papel, pero que permiten hacer depósitos y retiros que parecen legales, pero que tienen por objeto ocultar la procedencia de los recursos. La denuncia identifica varias de estas empresas, tales como Comercializadora Saime, SA de CV, ligada a Ulises Bravo Molina; y, Calipso Comunicaciones y Sistemas, SA de CV, en la que aparece como representante legal Jaime Tamayo Godínez, quien ha sido apoderado legal de la marca comercial “Cuauteminha”, identificada con la jugada hecha famosa por el gobernador de Morelos en su paso por el club América.