Inicio Hable como hable TAJANTE CARLOS MENDOZA

TAJANTE CARLOS MENDOZA

33
0

La última palabra la puso Carlos Mendoza Davis al dejar en claro quién manda en Baja California Sur (BCS). A través de sus redes sociales, midiendo los costos en la salud antes que el costo político, con una respuesta contundente contradijo al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y no se regresará a clases el 1 de junio porque no existen condiciones para bajar la guardia ante el Covid-19.

El góber, quien se ha caracterizado en los últimos meses por tener una postura más férrea en cuanto a sus actitudes políticas, de nueva cuenta paró en seco al presidente de México, pues aunque AMLO crea que el país le pertenece, el Gobierno de BCS no pondrá en riesgo la vida de estudiantes y maestros por seguir como borregos la voz presidencial.

Como en una película de Rocky, Carlos Mendoza se ha repuesto y en cada round pega tan duro que si no vence al enemigo por lo menos lo tiene cerca de la lona. Digo esto porque, pese al fanatismo que pueda existir por AMLO y la percepción que le han creado a los gobiernos panistas en la entidad, el cierre de sexenio para el góber ha sido mejor que los primeros años en el poder. Ahora volvemos a ver a un Carlos Mendoza preparado para abordar diversos temas de forma personal y no a través de representantes, algo que, desde mi punto de vista, genera una mejor aceptación en la sociedad.

Aunque el gobernador evita cualquier confrontación, es evidente que su discurso político, no sólo en redes sociales, es dejando en claro que es él quien representa a la sociedad sudcaliforniana y, por lo tanto, será él quien determine lo que es mejor para su pueblo.

Mendoza Davis no hizo nada del otro mundo. Utilizó el sentido común y con ello protegió a la población ya que el regreso a clases el 1 de junio es retar a la muerte. Sin embargo, aunque digo que su único mérito del gobernador fue usar el sentido común, eso mismo no lo hace el prejidente de México, al contrario, pareciera que no tiene una idea clara de cómo proteger a la población ante una pandemia que no tiene pies ni cabeza en su control.

Si el 1 de junio regresara la actividad escolar, esto significa que alumnos, maestros, choferes del transporte público, y un sinfín de prestadores de servicios tendrían que regresar a sus actividades económicas para abastecer las necesidades de los estudiantes.

El transporte público estaría abarrotado. Las familias sin dinero porque hubo desempleo durante esta cuarentena, los maestros estarían más al pendiente de qué estudiante presenta síntomas de una enfermedad que ponga en riesgo a todo la comunidad estudiantil, y así podríamos hablar de un escenario de terror.

¿Qué piensa el AMLO cuando considera que el 1 de junio se acaba el riesgo de contraer Coronavirus? Soy padre de familia y le aseguro algo: así Carlos Mendoza estuviera de acuerdo con AMLO, mis hijos no regresarían a la escuela el 1 de junio. La ventaja es que el gobernador utilizó el sentido común para su bien, para el bien de la comunidad y de su carrera política, porque también tiene qué ver.

Últimamente les he contado que los puntos cuentan doble. Les recuerdo sobre esto por si lo olvidaron.

La carrera política de cualquier persona siempre es calificada por la sociedad, las 24 horas del día, los siete días de la semana. Así ha sido durante el transcurso de esta pandemia. Aunque usted no le haya puesto atención a este detalle, usted, sin pensarlo siquiera califica si los gobernantes le entregaron una despensa, si alguno de ellos visitó su colonia, si se otorgaron créditos y/o se condonaron impuestos, si los gobernantes tomaron valor y defendieron la salud de la gente a través de política públicas como los decretos emitidos por Mendoza Davis para evitar la propagación del Coronavirus.

Bueno, es por ello que digo que, si en tiempos ordinarios un gobernante gana un punto ante la sociedad por ser solidario, imagínese cuántos gana si lo es hoy, cuando se necesita una persona que dirija a los sudcalifornianos con estrategia y no con ocurrencias. Derivado de lo anterior, considero que Mendoza Davis, como en el juego de la Oca, avanza dos casillas por privilegiar la salud de todos antes que la educación, la cual es vital, pero que en este momento no pasa nada si se regresa a las aulas en un mes más.

Pobrecito mi presidente, creyó que BCS está a merced de sus ocurrencias, y más pobre aún, considerar que los sudcalifornianos nos vamos a tragar el cuento de que el 1 de junio se puede regresar a clases cuando ni ellos mismos tienen una fórmula exacta para estimar los contagios si esta decisión se toma en otros estados del país. Quizás por este tipo de ocurrencias es que AMLO pierde aceptación cada día, en el país y en BCS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here