20.2 C
La Paz
lunes, diciembre 6, 2021
InicioInternacionalTras aplastar a Hong Kong, Beijing va por Taiwán: hasta dónde puede...

Tras aplastar a Hong Kong, Beijing va por Taiwán: hasta dónde puede llegar para que haya “una sola China”

  • La isla, que tiene un gobierno autónomo desde la revolución comunista de 1949, denuncia una presión militar creciente por parte del gobierno de Xi Jinping, que parece decidido a lograr la reunificación en algún momento.

El 1 de octubre de 2019 se celebraron los 70 años de la República Popular China, fundada tras el triunfo de la revolución comunista liderada por Mao Zedong. La guerra civil había terminado con la República de China, fundada en 1912 tras la caída del Imperio Qing.

Los vencidos fueron los líderes del Kuomintang (Partido Nacionalista Chino), que habían sido la fuerza dominante del país durante 20 años, y que se refugiaron en la isla de Taiwán. Allí proclamaron la continuación de la República de China, sin renunciar a sus pretensiones de controlar también al inmenso territorio continental.

Con el tiempo, los gobernantes de la isla abandonaron esa ambición, imposible de materializar, y se conformaron con consolidar un país próspero, que en la práctica es totalmente autónomo de Beijing, a pesar de su escaso reconocimiento internacional formal. Los que nunca dejaron de lado la aspiración de una reunificación plena son los dirigentes del Partido Comunista de China (PCCh).

De eso habló Xi Jinping en la celebración de aquel 1 de octubre. “China impulsará el desarrollo pacífico de las relaciones a través del estrecho (de Taiwán) y seguirá luchando por la unificación completa de la ‘patria’ (…) bajo el modelo de ‘un país, dos sistemas’”.

La idea de “un país, dos sistemas” fue desarrollada originalmente para sentar las bases de la cesión de Hong Kong a China por parte del Reino Unido en 1997. Para que el traspaso fuera aceptado por los hongkoneses, Beijing se comprometió a respetar su autonomía, permitiéndole tener un modelo económico y político diferente al suyo.

En octubre de 2019 ese compromiso ya empezaba a resquebrajarse. Ahora ya se rompió por completo. A través de la represión de las sucesivas manifestaciones democráticas, del arresto de sus referentes y de reformas que modificaron sustancialmente su sistema político y judicial, el PCCh aplastó la autonomía de Hong Kong.

Un año y medio después, la propuesta de “un país, dos sistemas” —rechazada de plano por la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen— ya ni siquiera parece estar sobre la mesa. Decidido a consolidar el papel de China como potencia global, Xi Jinping está convencido de que necesita tener el control total sobre su Mar Oriental y sobre todos los territorios que reclama como propios. Taiwán es un obstáculo para ambos objetivos.

El gobierno de Tsai denunció en los últimos días “incursiones militares cada vez más frecuentes” cerca de la isla, tanto aéreas como marítimas, que incluyeron el paso del imponente portaaviones Liaoning 16. Beijing no sólo lo admitió. Dijo que piensa seguir realizando maniobras “de forma rutinaria”.

La perspectiva de una anexión forzada, que parecía impensable años atrás, parece menos disparatada a la luz de la creciente osadía de la política exterior china. Joseph Wu, ministro de Relaciones Exteriores de la isla, dijo que están “siguiendo muy de cerca” las acciones de China y anticipó que lucharán “hasta el final” en caso de un eventual ataque.

“Al ser parte de la llamada primera cadena de islas, Taiwán no es sólo un territorio perdido que hay que recuperar, sino que tiene un valor geoestratégico crítico”, dijo a Infobae Suisheng Zhao, profesor y director ejecutivo del Centro de Cooperación China-Estados Unidos de la Escuela de Estudios Internacionales Josef Korbel de la Universidad de Denver. “Es una posición de defensa avanzada clave para que el Ejército Popular de Liberación (EPL) defienda los intereses marítimos de China y su costa oriental, altamente industrializada y urbanizada. Aunque Deng Xiaoping (líder chino entre 1978 y 1989) había dicho que podía esperar 100 años si era necesario, la dirigencia china se ha vuelto cada vez más impaciente con la perspectiva de una unificación pacífica. Xi confía en las capacidades de China para resolver la cuestión de Taiwán porque el equilibrio militar a través del estrecho se ha movido firmemente a su favor”.

Formosa

Taiwán pasó por muchas manos a lo largo de su historia. En el siglo XVI, marineros portugueses la bautizaron Ilha Formosa (“isla hermosa”) y durante muchos años ese fue el nombre con el que se la conoció en Europa. Un siglo más tarde, la ocupó la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Fueron los neerlandeses los que empezaron a llamarla Taiwán, voz utilizada por una de las comunidades que la habitaban.

La isla fue incorporada al resto de China en 1683, durante la expansión del Imperio Qing. En ese período, los han, grupo étnico dominante en el continente, empezaron a ser mayoritarios también en Taiwán. Pero en 1895 cayó bajo el influjo del Imperio de Japón tras la derrota china en la primera guerra sino-japonesa.

En total fue medio siglo de dominio japonés, que tuvo un alto impacto en la sociedad taiwanesa. Pero tras la derrota del Eje en la Segunda Guerra Mundial, la isla volvió a manos de lo que entonces era la República de China, controlada por el Kuomintang, que desde 1927 libraba una guerra civil con el PCCh. Fueron sólo cinco años de gobierno común en Beijing y en Taiwán, porque el triunfo comunista en 1949 provocó el repliegue nacionalista en la isla.

El Kuomintang estableció a Taipéi como capital provisoria de la disminuida República de China. Cerca de dos millones de personas entre dirigentes partidarios, empresarios, comerciantes y soldados se trasladaron a Taiwán, que ya tenía seis millones de habitantes. Llegaron con recursos económicos y militares, lo que les permitió consolidar rápidamente el orden político en la isla y defenderse de eventuales avanzadas chinas.

“Los nacionalistas se retiraron a Taiwán en 1949 porque estaban perdiendo la guerra. Los comunistas, victoriosos, establecieron su gobierno en Beijing. Así que después de 1949 quedó conformada la República Popular en la China continental y la República de China en Taiwán. Cada gobierno se consideraba a sí mismo como el gobierno legítimo de China, cada uno veía a Taiwán como una parte de China y cada uno consideraba la reunificación nacional como un objetivo importante”, explicó Scott Kastner, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Maryland, consultado por Infobae. “En la actualidad, aunque la República Popular sigue considerando que Taiwán es legítimamente parte de China, este punto de vista es discutido en Taiwán, que desde la década de 1980 ha evolucionado hacia una sociedad altamente democrática. El Partido Democrático Progresista no acepta la idea de que Taiwán forme parte de China”.

La ruptura entre Beijing y Taiwán marcó el comienzo de una disputa diplomática internacional, ya que tanto la República Popular como la República a secas se presentaban como los legítimos representantes de toda China. De hecho, hasta 1971, el asiento chino en la ONU lo ocupaban enviados de Taipéi. Pero una votación realizada ese año le dio la representación a Beijing. A esa altura, el mundo no tenía forma de negar que el PCCh tenía el dominio efectivo sobre el país.

Taiwán quedó aislado diplomáticamente. Como China no establece relaciones con ningún país que lo reconozca, apenas 14 naciones tienen vínculos formales con Taipéi: Paraguay, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Haití y algunas islas del Caribe y del Pacífico.

Por supuesto, muchos otros países tienen con Taiwán relaciones informales, pero estrechas. El mejor ejemplo es Estados Unidos, una de las razones por las que China no se atrevió nunca a invadirla. Tras el estallido de la Guerra de Corea en 1950 y ante la perspectiva de un efecto dominó comunista en toda Asia, Washington se convenció de que Taiwán podía ser un aliado importante en la naciente Guerra Fría.

La Paz
muy nuboso
20.2 ° C
20.2 °
20.2 °
68 %
3kmh
55 %
lun
26 °
mar
27 °
mié
27 °
jue
28 °
vie
26 °

Ultimas Noticias

Toma protesta Lupita Saldaña como presidenta del PAN: El reto regresar a la senda de la victoria electoral.

+Necesario romper con la política errada de Carlos Rochín de no atender a la base social. +Fundamental la representación de AN en el Congreso de...

Recuerda no bajar la guardia para evitar contraer COVID-19: Dirección Municipal de Salud

· En Los Cabos, el aforo permitido es del 50% en actividades económicas y del 70% en eventos recreativos; mientras que el cierre de...

SIPINNA Los Cabos analiza la problemática que impide el derecho pleno a la educación de la niñez y juventud

· A través de mesas de trabajo con autoridades y docentes del municipio. Los Cabos, B.C.S., 05 Dic.- Conforme a los lineamientos del Sistema Municipal...

Examina XIV Ayuntamiento de Los Cabos en el Congreso de BCS una Ley que regulará los archivos de información

· Permitirá reglamentar los documentos que genera cada área municipal. Los Cabos, B.C.S., 05 Dic.- Con la finalidad de modernizar los archivos de información que...