Vecinos protestan contra el megaproyecto del Estadio Azteca

Vecinos de las colonias aledañas al megaproyecto Conjunto Estadio Azteca se manifestaron ayer en la explanada del Coloso de Santa Úrsula en rechazo a la edificación de este complejo que incluye un centro comercial y un hotel.

Marcos Fuentes, de la colonia Santa Úrsula y uno de los líderes de la protesta, declaró a El Sol de México que este movimiento no aceptará negociar con los representantes del proyecto del Conjunto Estadio Azteca: “Nosotros hemos logrado que se respeten los pedregales, queremos vivir bien, no puede negociarse el colapso de esta zona; no hay agua, no hay drenaje, no hay vías de acceso, es imposible”.

Manifestó que el paso siguiente que realizarán los vecinos es buscar un acercamiento con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, “para dialogar y se impida esta obra, vamos a seguir con movilizaciones, vamos a hacer un evento similar mañana (hoy) en Gran Sur a las 11:00 horas, e informar a la gente, esos son los pasos”.

La señora Verónica Romero, de la colonia El Caracol, en Coyoacán, manifestó su rechazo: “Esto es el inicio de la gentrificación (desplazamiento de pobladores), al rato nos van a sacar de nuestras colonias, de donde nacimos, de donde crecimos y hemos vivido. Los megaproyectos de gente que tiene mucho dinero, que responde a otro tipo de intereses, no toman en cuenta al grueso de la gente que somos los pobladores. Por eso estoy en contra.

“Yo no quiero que en algún momento suban impuestos, no haya agua y nos obliguen a vender y esto se convierta en un Santa Fe, donde los únicos beneficiados son gente de dinero”, expuso.

Durante su participación en la junta vecinal, Marcos fuentes indicó que la encuesta elaborada para los vecinos por parte del desarrollo no resuelve el problema de movilidad que hay en la zona: “La calle del Imán, que es tan angosta, donde siempre hay accidentes, porque no hay el ancho de las banquetas y se tiene que transitar por el arroyo, donde hay otra entrada hacia Xochimilco, que es la de División del Norte, son las dos únicas entradas y están saturadas. No es un problema de encuestas es un problema de sobrevivencia (…)”.