Y la culpa es de…

“Homero Davis, tuvo que salir a dar la cara y reconocer, hace un par de días, que el cobro de piso de la delincuencia organizada es real y no un invento del obispo Miguel Ángel Alba Díaz o de los órganos empresariales que “tiro por viaje” le reclama a “El Puchas” que haga algo para combatir las actividades del crimen organizado”. 

Antonio Ceja 

Todos los problemas como: conflictos, accidentes, devaluaciones, masacres, pandemias, pobreza, riqueza, explosiones, robos, fraudes, sequías, temporales, devaluaciones y lo que usted guste, es culpa de todos, menos de la 4t. Es lamentable como, ante los hechos, que el gobierno federal justifique todo de una manera tan rudimentaria que causa risa, pero, sobre todo, la clara prueba de que, simplemente, no tiene ni puta idea de cómo enfrentar y resolver los problemas sociales; solo saben justificar sus tonterías echando y repartiendo culpas a sus “adversarios”. 

La semana pasada fue una jornada negra para los mexicanos; los narco- bloqueos y asesinatos sumaron decenas de muertos y vehículos siendo la semana más violenta de los últimos años que se suman al récord de asesinatos del sexenio de López Obrador y, eso, no es una noticia amarillista de los “adversarios” de Obrador sino los porfiados datos recolectados por la prensa nacional e internacional que la 4t se niega no solo a reconocer sino a combatir para atender la realidad. 

A defender al presidente 

Luego de los sucesos de la semana pasada, toda la jauría de la 4t salió en defensa de la inoperancia del gobierno federal en materia de seguridad alegando tantas estupideces que solo los ignorantes se tragan los seguidores de la secta morenista. Desde Mario Delgado hasta el ignorante del secretario de gobernación Augusto López pasando por Rosa Isela Velázquez y varios gobernadores, se sumaron a la defensa férrea de algo que ya no se puede defender: la complicidad del gobierno de López Obrador con el cártel de Sinaloa, al que no toca ni con el pétalo de una rosa. 

Van contra el CJNG y sus satélites. 

La intención de López Obrador es que solo exista 1 solo grupo criminal en México –https://www.reporteindigo.com/reporte/amlo-homicidios-bajan-si-domina-un-solo-cartel-no-hay-enfrentamiento-entre-grupos/- y que, según él, la criminalidad desaparecería. Los hechos violentos arriba citados, fue la reacción de grupos del crimen organizado no relacionados con el cártel del golfo que hoy, encabeza el hijo de “El Chapo” Guzmán mismo que fue detenido por el ejército y liberado por orden directa de López Obrador. Esas acciones animan al cártel sinaloense a operar sin restricciones y fungen, también, como “orejas” para dar aviso a presidencia de información que permita debilitar, mediante decomisos y detenciones a los otros grupos delictivos. 

BCS cae de nuevo en la delincuencia. 

En Baja California Sur, apenas el pasado 23 de junio, la secretaria de seguridad federal Rosa Icela Rodríguez y el secretario de gobernación y corcholata de AMLO, visitaron la entidad y se deshicieron en elogios para “El Puchas” Víctor Castro al resaltar que el Estado, goza de una paz y tranquilidad como nunca – https://www.bcs.gob.mx/secretario-de-gobernacion-y-secretaria-de-seguridad-reconocen-avance-y-compromiso-de-gobierno-de-victor-castro/- cuando en realidad, desde hace meses, las extorsiones, asaltos y desapariciones son el pan nuestro de cada día; y es que, en ese sentido, hasta el secretario general de gobierno Homero Davis, tuvo que salir a dar la cara y reconocer, hace un par de días, que el cobro de piso de la delincuencia organizada es real y no un invento del obispo Miguel Ángel Alba Díaz o de los órganos empresariales que “tiro por viaje” le reclama a “El Puchas” que haga algo para combatir las actividades del crimen organizado. 

¿Qué sigue?  

Mientras que el gobierno que encabeza López Obrador y los gobernadores emanados de la secta de Morena se hagan “patos” y se auto elogien, las cosas seguirán empeorando porque la 4t no ve, no oye, no habla y no actúa porque todo es culpa de sus adversarios.